Poesía en acción
  PRIMAVERA(POESÍAS)
 

 

PRIMAVERA

 

 

 

¡Que desenfreno de color!

 

 

 

Cuando vienes urgente traes primaveras-

 

Te huelo y me transporto al tiempo niño.

 

¡Que explosión de color!

 

En mis ojos alumbran aquellas fresias dormidas a la vera del camino.

 

Y es un desenfreno utópico y querido, de miel, lujuria y besos…


 

Ahora renueva mi piel.

 

Hazla bronce para evitar el látigo del hambre,

 

del no ser y el olvido.

 

¡Ven primavera ven!

 

¡Quiero volver a florecer!


 

Mira como por la colina se inunda de alegría.

 

Hay color en los picos y una ingenua pasión.

 

El paisaje te viste, te envuelve y te intoxica,

 

con ese licor breve de la nueva estación.

 

¡Vive!¡Vuela conmigo!

 

Transfórmate en libélula y disfruta del sol.

 

Luego, iremos de las manos escribiendo en la arena una simple canción.


 

¡Dale! Hay coros de timbales de gargantillas dulces,

 

en los ombúes viejos.

 

Y ese aroma dorado ya corona los cerros-

 

Aprieta el vuelo.

 

Tendremos un recreo antes de fundir en oro azucarado

 

 las mieles de los  besos.

 

Es eterno el recuerdo y es eterno lo que siento.


 

¿No lo piensas así? ¡Yo sí lo creo!

 

Y si no fuera así, necesito creerlo.

 

Ver alumbrar malvones a la siesta,

 

oír una canción y recordarte.

 

 Saber que en mis labios está tu nombre

 

y él desata en mi mente las tormentas…


 

Saberte engalardonada y siempre lista,

 

a buscar espacios en la siembra,

 

con glicina en el pelo y una idea.

 

¡Eso quiero!

 

Ya se siente el aroma y los días luminosos

 

vuelven cubiertos de misterios.

 

Y tu mariposa enamorada escribiéndome

 

alegrías en pétalos tan tiernos…

 

Así vienes. ¡Así te quiero!

 

 

 

¿Sabes? Esa libertad es la que me encierra..

 

Es comprender la fé y así ejercerla.

 

Conocer a la flor; la que tú llevas en el cáliz dormido

 

y adorarla.

 

Después no dejar que se deshojen entre las manos…

 

Muy por el contrario, gozar el soplo de luz y liberarla… 

 

¡Verla gritar de gozo! ¡De entusiasmo!

 

Y así brillante disfrutarla, con su gama de luces

 

y arco iris en el tramo febril de la explosión.

 

¡Bendita primavera de mi vida!

 

¡Quiero explotar con vos!


 

Que tu néctar me embriague es lo que busco.

 

Sentir que me trepas y te adhieres a mi,

 

atravesando la costra con tus dientes.

 

Perenne siempre vigente.

 

Enarbolando en mí pecho tu bandera

 

y que el rocío de tu boca me enamore…

 

Y me endulcen las horas de la espera.

 

 

 

Serena…he visto dibujada en el trasluz tu cara.

 

Algo así como un sueño-pero despierto.

 

En el marfil de tu mano lo siento.

 

Arbolada y humana te veo.

 

Pero siempre aquel reloj invisible me recuerda,

 

entonces vuelvo a mi sueño verdadero

 

y a pensarte despierto…

 

 

 

Pensar se vuelve oficio, y en él te traigo a mí.

 

Con el sol quemándome la espalda

 

Y estas palomitas nuevas picándome la piel te traigo.

 

Los claveles me esperan;

 

como tu saben que he vuelto a florecer.

 

A encantarme en las mañanas olorosas y

 

así con la premura traerte a mí.

 

 

 

¡Es cierto! La mañana humedecida me cala el alma.

 

Y yo te espero.

 

Hay labores que hacer en mi jardín,

 

con tu mano en mi mano voy andando.

 

El anacahuita comienza a despertar

 

y  las hechiceras orquídeas renacen.

 

Hay buen tiempo para la siembra…

 

 

 

¡Frío! Un frío que alimenta las violetas de los alpes,

 

que sonríen en el balcón.

 

Y en el suelo alfombrado de pensamientos el viento escribe,

 

Mientras nos sacude la modorra. Yo recuerdo.

 

Tus ojos  me acompañan…

 

 

 

¡Y me impregno de color al recordarte!

 

De zinias y lavandas y flores de ciruelos.

 

Y soy de alguacil volviendo en el viento.

 

Y en tus hojas frescas de pecíolos tiernos,

 

 hinco un diente blanco para estar despierto.

 

 

 

Y al final no hay final, pues hasta en mi sueños,

 

como una mano libre penetras a mi huerto.

 

Libre y descontaminada, con sus huesos de plata y

 

su hambre de oro.

 

Y me refugio en ella mientras espero con mi hambre de cuento.

 

 

 

Encontré un motivo al descubrirte-

 

 Serena y lozana.

 

Yo yendo al invierno con mis  rosas negras,

 

Tú en las primaveras y las risas frescas.

 

Con magia en los ojos y en la piel verbena,

 

 yo escribí un poema.

 

Una tenue rima que por desventura, se fue con el viento

 

que trajo la luna.

 

 

 

Hoy dejo gotear los pétalos de luz-así siento tus besos.

 

Prendiendo incendios de volcanes yertos, apagando miedos.

 

Solo quiero hacer posible lo imposible

 

Y si respondes no, igual te quiero.

 

Si respondes que si me vuelvo viento

 

Y en setiembre te busco y en setiembre te encuentro.

 

 

 

Permite que mi alianza dure.

 

Ahora es tiempo de ternura, de nidos escondidos y de viejas recetas.

 

No hay nada entre mis manos, solo aquello que invento por tenerte.

 

Por robar a la dicha ese instante de locura y de fuego.

 

Aún no es tiempo de regreso…

 

 

 

Pues querida mía hoy nada mejor, tan verdadero,

 

Que vencer o morir en los intentos.

 

Como muere la rosa de pistilos abiertos,

 

dando vida a luceros cuajados de misterios.

 

Como vence el rasgado de tus ojos despiertos,

 

encepando mis dedos con tus benditos besos.

 

 

 

Adelante ven a conocer mis prímulas una tarde.

 

Puedes venir  tranquila hasta mi puerta,

 

Así como te ves, sin más rodeos.

 

No esperes la promesa ni las creas

 

Y hazme un lugar entre tus frutas frescas.

 

Todavía entre tú y yo  hay algún poema…

 

 

 

¡Hoy vivo a mi manera!

 

¿Pero es cierto? ¿A que Dios he de darle mi ofrenda?

 

Allí en el monte mis colmenas sin embargo,

 

sonríen y se liberan y yo apenas puedo con mis cuestas.

 

Con mi hambre de ser, con mis reservas…

 

Y me vuelvo bohemia, me he vuelto vino y siembra…

 

¡Si tu estas conmigo no importa lo que sea!

 

 

 

Igual respiro si te acuerdas y por tus ojos visto el día de fiesta.

 

Con geranios cantándome en la dormida siesta

 

 y rayitos alumbrando en la vereda.

 

Así es mi vida, queriendo entre verdes

 

y rosas y cardenales tibios

 

en tu boca tejiendo primaveras.

 

 

 

Así es mi vida queriendo y esperando.

 

Viajando en un camino de dorados vientres que se abren

 

y llegando tarde pero llegando.

 

Que en realidad es lo que al fin importa.

 

Saber que entre hortensias y fresias siempre me esperas…

 

Y luego los vientres oscuros engullen mis tristezas…

 

 

 

Me has dicho tantas cosas al oído…

 

Ese susurro de calles dormidas, de río en descenso

 

y de flores abriendo; que hoy es pacto de amor

 

aunque no quieran.

 

Igual insisto aunque no sea eterna primavera.

 

Brilla igual la flor robada y la estrella aún en el barro ,

 

seguirá siendo estrella.

 

 

 

Pero sigue inhiesta esa luna nueva.

 

Y en esas colinas cubiertas de estrellas,

 

 yo lamo las mieles de mis desventuras,

 

que se vuelve aurora que se vuelve pena.

 

La pena es viajera de piel de azucena

 

y me duermo libre cuando tu te alejas…

 

Aunque sigo preso de tu piel de seda…

 

 

 

¡Y crecen y crecen, no paran de crecer!

 

Hasta en la noche los veo palpitar,

 

apenas como un sueño pero están  allí.

 

Arañando  y discurriendo por debajo de la piel,

 

Los siento caminar-ellos mis pájaros.

 

Aves pequeñitas y azuladas que tú  alimentas con tu voz de mujer.

 

¡Solo con tu voz!

 

 

 

¡Anídame! Ahora que llevo alelíes en mis manos

 

 y por mi cuello se descuelgan madreselvas.

 

¡Habítame! Eclosiona conmigo,

 

y contagiemos de ilusión los naranjeros.

 

¡No, no  hay un centimetrote piel que no suspire!

 

Y en la noche y en punta de pie los duendes vuelven.

 

 

 

Copia verónicas perfumadas y aventalas al cielo.

 

Quiero verlas caer pétalo a pétalo,

 

desnuda e inocentes las deseo.

 

Luego perfumados y airosos rayaremos el cielo desgranado.

 

No, no mires hacia el suelo, despliega tu esperanza,

 

Mírame a los ojos y vuela.

 

 

 

Que bueno es encontrarte y beber del mismo cáliz.

 

Así sin distingos y sin miramientos hacerlo.

 

Ver brotar del manantial la vida, el deseo sutil,

 

y el mundo nuevo.

 

Ahora en mi estación de amores andariegos….

 

¡Ahora en primavera espérame!

 

 

 

Gui.

 





Comentarios hacia esta página:
Comentado por maria elena, 20-10-2011, 01:09 (UTC):
Está buenisima, te felicito

Comentado por yiyi, 17-10-2011, 01:56 (UTC):
Esto es magia del alma!!!me calo profundo soy nacida en primavera.
Gracias.

Comentado por alicia, 14-10-2011, 16:51 (UTC):
me encanto!!!te felicito

Comentado por myriam, 09-10-2011, 21:22 (UTC):
cada vez escribes mas hermoso



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 29712 visitantes (81986 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=