Poesía en acción
  HOY-POESÍAS
 

 

HOY

 

 

 

¡Hoy he vuelto a vivir!

 

Quiero pasar la página de aquellos atardeceres,

 

 que me pintaron rosas escondidas.

 

Ya planté en mi jardín las más hermosas

 

y vuelvo a vivir sin retraerme.

 

Por ti volví y he de quedarme,

 

inventando cada día una poesía…

 

 

 

¡Me siento libre!

 

Creo un mundo nuevo y sin espinas,

 

quizás  a veces hay un dejo de nostalgia.

 

Pero no me detengo, sigo adelante.

 

En la noche los ángeles de plata  de tus ojos hambrientos,

 

me acompañan.

 

 

 

Hoy he vuelto a vivir esos colores intensamente-

 

Brilla el satén de tu cuerpo airoso. Te contemplo.

 

La luna se retrae y el río encrespa su melena.

 

Y en la puerta en penumbra tu mano, sigue

 

escribiendo  vidas. ¡Por fin oigo tu mano amiga!

 

 

 

 A veces la lluvia alegre me salpica con sus notas divinas.

 

Es tu risa mariposa del aire, que avisa mi nuevo tiempo.

 

Me llama y voy. Y esos, tus pájaros embriagados de dicha,

 

vuelan a mi encuentro, renazco, me empapo de ti y vivo.

 

¡Sí vivo!

 

 

 

Pues es vivir ansiando vida,

 

volviéndome ilusión sin ser perfecto.

 

Sabiendo que aún puedo equivocarme,

 

pero no importa si voy por el camino.

 

Si al caminar doy luz solo eso  importa,

 

si soy sendero o flor a donde van tus besos.

 

Así vienes calandria y soy ese recipiente donde guardas los sueños…

 

 

 

Déjame vivir este momento intensamente.

 

Suelo ser así, no hay término medio,

 

 cuando añoro el aroma de tus besos.

 

Y te busco y me buscas y en el universo aurífero te encuentro.

 

¡Aromando mi almohada yo te veo!

 

 

 

Te imagino igual luchando cada día y

 

abrazando desafíos nuevos.

 

Escribiendo un capítulo en tu libro de tiempos,

 

en las páginas de oro de tus níveos cuadernos.

 

 

 

Yo sé de ir a la deriva,

 

 flotando en la alta noche y sin estrellas.

 

Sé del viento salobre que me alienta

 

y empuja mi barca en el torrente,

 

mientras un naufragio de sueños me rodean.

 

Pero al final el río que me lleva lava mis culpas

 

y en tu pie de cielo me libera…

 

 

 

Y libre así retomo la quimera-de desearte y quererte-

 

Sin esperar más que una tenue luz,

 

una tibia idea.

 

Esa, que al navegar conduzca al puerto,

 

al abrigo del viento y al creativo silencio.

 

Pues navego en tus ojos y en tu pecho despierto.

 

 

 

Y tirita mi cuerpo-despierta-

 

Antes las gotas frías que me hielan.

 

No importa, tú me traes calor

 

Y es tu boca que provoca flores en mi  piel.

 

Y sigo andando, con estigmas lejanos en los pies pero igual vuelo…

 

¡Con alas de tus ojos almendrados he vuelto a volar!

 

 

 

Mira la tarde desliza un manto gris

 

Y el viento enreda los cabellos de los árboles.

 

Así comienzo un libro nuevo,

 

algo entre vos y yo.

 

Ya no  me acurruco esperando inviernos, viajo,

 

experimento libertad y allí me atrevo.

 

 Atrás quedó el invierno y al norte vos.

 

 

 

Huelo la hierba húmeda y se dilatan

 

mis pupilas al amanecer.

 

Afuera caminan las sombras amadas,

 

y se pierden ansiando un despertar.

 

¡Ven, ahora es tiempo de mi aurora!

 

¡Ahora amanezco en ti, ven!

 

 

 

He abierto los ojos y al abrirlos  deslizo los misterios,

 

y te encuentro.

 

Al mar le doy los besos y a las pupilas el cielo

 

y juego con el águila y me quedo acariciando la selva de tu pelo.

 

Afuera las estrellas rompen  con los silencios…

 

 

Voy a aceptar tu tiempo, a desplegar cometas por el cielo.

 

Quiero irme con ellas y sortear banderas,

 

Elevándome y planeando sobre el agua.

 

Total es tiempo vital, de arena, pájaros y

 

hasta flores volando en mi universo.

 

De barcas timoneras y soles incendiando,

 

mientras me voy despacio colando en tu verano…

 

 

 

Así también se cuelan en mí los trinos asombrados,

 

de mixtos y dorados, que al descender la tarde

 

se envuelven al resguardo.

 

Pero yo voy pensando y no quiero olvidarlo,

 

pues me llega tu canto, tu rosita de cuarzo,

 

esas viejas canciones y el rezo de tus labios.

 

 

 

Voy a buscarte mi querida alondra,

 

con los pies ligerosy con menos miedos.

 

Poblando paisajes que hoy se despiertan,

 

aleteando vidas de explosiones nuevas.

 

Y germinan lunas y los girasoles y al

 

viento me trepo por verte un segundo.

 

 

 

Hoy vivo a mi manera. ¿Pero es cierto?

 

¿A que Dios he de darle mi ofrenda?

 

Allí en el monte mis colmenas sin embargo, sonríen y se liberan

 

y yo apenas puedo con mis cuestas.

 

Con mi hambre de ser, con mis reservas…

 

Y me vuelvo bohemia…

 

 

 

Ahora creo en las revanchas,

 

Si vuelvo a creer.

 

Definitivamente puedo reencontrarme con eso que olvidé.

 

Con mis proyectos viejos y mi niño de cuento,

 

que trepaba los  médanos y soñaba despierto.

 

¡Si por vos vuelvo a quererlo!

 

 

 

Pues querida mía no hay nada mejor, tan verdadero,

 

que vencer o morir en el intento.

 

Como muere la rosa de pistilos abiertos dando vida a luceros,

 

cuajados  de misterios.

 

Como vence el rasgado de tus  ojos despiertos,

 

encepando mis dedos con tus benditos besos.

 

 

 

Y me recuesto a pensar…afuera el río se desvela.

 

Mojo mis manos y el agua ciega me empapa de recuerdos.

 

Vienes a mí con tus silencios, la sonrisa limpia y el tiempo audaz.

 

Yo me esmero en ser decente…

 

Ahora necesito mirarte a los ojos.

 

Se que tu también lo necesitas, como el agua a la sed.

 

O como nos necesitamos por solo saber que somos buenos.

 

Con ansias y encantamientos y ansias por saber…

 

 

 

Por que me siguen tus ojos asombrados?

 

En un instante la luz y el parpadear la sombra

 

Y no quiero olvidarlos…

 

Si en ellos bebo el sol y la ternura en besos.

 

¿Porque me siguen hoy cuando te pienso?

 

 

 

Dime solo que ven tus ojos al mirar el día,

 

anda empápate de cielos y jardines,

 

de piraguas en el río y pájaros volando.

 

Cuéntame lo que sientes, eso que te motiva

 

al enfrentar  las joyas que el día te revela.

 

¡Anda cuéntame!

 

 

 

Tengo un rincón dormido en mi jardín donde suelo pensarte…

 

Entre ligustrinas que hoy me aroman el alma

 

y esos malvones que desesperados vienen a mi falda.

 

Entre alisos y azúcares, entre ajugas y lavandas.

 

Allí me siento a conquistarte….

 

A colgarte semillas de ilusión en la garganta.

 

 

 

A veces mis sueños se pueblan de naranjas,

 

de berros y de aquellos recuerdos de cantos y canastas.

 

Y es hambre de nostalgia…

 

Pero en mi rincón puedo hablar con mi espejo,

 

contemplar tus miradas y así ponerle vida a tus palabras.

 

 

 

Pues me gusta encontrarme con ese idioma dulce de las viejas fábulas…

 

Personajes de un cuento.

 

De amor y versos con armonía y fuego,

 

pero siempre sintiendo y con una princesa como tú en mi universo.

 

 

 

Ahora la calle humedece de llanto sus mejillas,

 

me envuelve la frescura y me detengo.

 

Sé que tú traes el sol.

 

Entre geranios y botoncitos de rosas te despiertas,

 

aromada y felina, siempre alerta.

 

Yo voy a tu encuentro…

 

 

 

Hay que buscar nuevos horizontes,

 

 de pájaros azulados e incendiando cuerpos;

 

con manos fucsias y besos blancos.

 

Buscar en la penumbra el quinqué que nos alumbra,

 

Para seguir andando…

 

 

 

Quiero escuchar tu voz,

 

Volverla lumbre y andar descalzo por la arena.

 

Juntas la huella de tu pie y el mío

 

y dibujar tu cuerpo cuando estés dormida.

 

Luego, en ese instante de siglos escondidos,

 

Quedarme a tu lado y contemplarte…

 

 

 

Quiero sentir las aves al despertarme,

 

y contigo ser parte del paisaje.

 

Allí donde la fuente de cristales se enamora

 

y el sol comienza a palpitar…

 

Entre helechos y orquídeas galopantes,

 

allí quiero volver a empezar.

 

 

 

Voy encontrando respuestas en mi camino,

 

noticias que de ti me trae el viento,

 

Quizás solo deseos..

 

Esos misterios que en el laberinto de mi vida voy sintiendo.

 

Y afanoso me envuelvo en esas flores atrevidas,

 

en esa novia de amor que me devora.

 

 

 

Estoy buscando la ilusión,

 

Esa mínima luz que me da vida.

 

Es el tiempo creador, cielo de estrellas

 

que en las noches primaverales viene hacia mi.

 

Así te cuelas…con tu sonrisa, mi cielo azul.

 

 

 

Es posible, todo es posible,

 

al admirar tus dones me repito.

 

Puedo alcanzar la aurora con los dedos

 

y darle a la ilusión un vuelo nuevo.

 

Puedo guiarme de ti como un marino,

 

llevar mi barca a un buen puerto,

 

para gozar así los días sin espejos…

 

 

Gui.





Comentarios hacia esta página:
Comentado por Ilena, 03-12-2011, 00:53 (UTC):
Cada poesia es un regalo hermoso, es un canto a la vida,dedicado especialmente a amar a la mujer en general,cada dia que leeo las poesias las amo aun mas GRACIAS GUI POR EL REGALO QUE DAS A CADA MUJER ENVIDA

Comentado por CRISTAL, 20-11-2011, 05:01 (UTC):
hermoso poema ,felicitaciones!!

Comentado por nora, 18-11-2011, 01:48 (UTC):
me gustan las metáforas que usas...colgarte semillas de ilusión en la garganta...gozar así los días sin espejos...me pregunto si solo salen de tu imaginación o se basan en alguna imagen de verdad...

Comentado por yiyi, 14-11-2011, 02:49 (UTC):
De verdad me a quedado un nudo en mi garganta y de mis ojos brota agua de emoción al leerte.
Gracias solo eso puedo decir gracias gracias.

Comentado por myriam, 13-11-2011, 17:21 (UTC):
continua muy bello gracias



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 29712 visitantes (81988 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=