Poesía en acción
  GALOPAN LUCIÉRNAGAS-POESIAS
 

GALOPAN LUCIERNAGAS

 

Galopan luciérnagas en el río…

El aroma salobre me impregna.

Por los guayabos caminan y cuelgan los helechos

y el corazón desanda los caminos.

La música melosa, tu voz y aquel gorrión

chistando en la vereda.

En la rompiente las garcitas comienzan a pescar.

¡Yo vuelo!

¡Que delirio!

En tus ojos el mundo….

Por las ventanas abiertas de tu cuerpo trepan mis jazmines.

¡Que lujuria!

Van sedientos de piel nueva. Colectando las aromas de tu pecho,

de tu boca, de tu sexo.

Enhebrando en la guía los diamantes, para traerte a mis brazos una tarde.

¡Que locura!

Luego..

Se apagan las horas, la candela se apaga.

Parece que en mis brazos tengo ese cuerpo lleno de energía,

 que late, vibra y que me consume.

¡Enciende candela!

¡Anda enciéndeme el alma!

¡Que mis brazos estrujen su cuerpo y su alma!

Enciéndete flama, fuego fatuo o llama!

¡Que en corceles vuelvo….a rondar tu cama!

 

Y esto es solo un comienzo...

Ahora lo sabes, buscas la mirada

y adoras sus palabras.

Percibes el perfume y rememoras tiempos,

De lunas de promesas de susurros y fraguas.

¿Qué tiene la mirada?

¿Qué tiene la palabra?

¿Qué te atrapa y te muerde y te invade su magia?

Si pudiéramos un día romper con la distancia….

 

Al final te gana la nostalgia….

Hay poesías en sus manos y en cada niño que, corriendo pasa.

Es que ella está allí, en las flores del parque.

En la lluvia que cae y en la gracia, de pájaros.

En jilgueros heroicos  que siempre alegre cantan.

Mientras este reloj biológico me apura y me contagia.

Yo frágil y humano…me pregunto:

 

¿Dónde andarás gaviota bizantina?...

¿Que cielos miras?

¿Que flores hay en tus puertos?

¿Adonde esperas la noche, los misterios

 y quien deja un beso en tus cabellos?

¿Quien suspira por ti?

¿Quien da tiempo al tiempo?

¿Y quien aún temblando como yo

te sopla un verso?

 

Y así me dedico a soñarte, a estar presente:

En el mate, en tu jardín…

y en cada grillo que en la noche canta.

En los vuelos nupciales  de las tiernas calandrias…

En esos alguaciles que peleando pasan.

Y me duermo en tus  playas lamiendo tus enaguas….

Mientras vuelan jilgueros llevando mis crisálidas…

 

Total cuando me vaya, en el recinto sonarán mis palabras,

metáforas, recuerdos y porque no alguna mala letra.

De pájaros de flores, de lunas y de besos,

de estrellas en los ojos y corazón sediento.

El día que me vaya….habrá un camino abierto

de esperanza y sueño, de música y de versos.

La noche que me vaya te llevaré en mis dedos,

Que al tocar  ese cedro gritaras: ¡eres necio!

¡Por eso yo te invito!

Rompamos el calendario, las agendas!

¡Anda plantemos semillas de  misterios, en ojos,

en los vientres y en el pecho!

Para surgir decentes bien auténticos.

Enfrentemos lo nuevo sin demora,

con guirnalda, con luces y mil besos.

¡Y en cáliz de oro brindemos por recuerdos!

 

¡Es cierto, muy cierto!

Ya no soy tan joven,

pero mi piel bajo la lluvia aún tirita.

Presintiéndote hierve mi sangre y

atrapada en cordeles de acero vuela.

Tu sos la que atrapas mis nostalgias

Y la vuelves vida.

Le das motivo al corazón y al verso libre…

Luego con ese impulso sueño.

Así enredado siempre,  te sueño y vuelo.

 

Por eso es que no quiero que callen las poesías,

 ni la luz ni la flor de la ilusión.

Que al mirar las estrellas de febrero sueñes, recordando…

No, no quiero que se callen las luciérnagas

y de las mariposas quiero escuchar su voz…

y al mirar mañana sobre el hombro…

ese canto de besos quiero yo.

 

No obstante eso promedia el verano…

El sol azucara racimos entre mis manos.

Los malvones explotan de alegría

y entre zinias despiertas anidan tus gorriones.

Todo es vida. Todo es color.

Tus lunas incandescentes se preñan de ilusión.

Y en la piel…se alojan los diamantes de mis besos…

Yo solo me pregunto…

¿A donde van las mariposas por las noches?

¿Quien calma su sed? Quien las arropa?

¿Quien tiende puentes entre tus ojos y yo?

¿A quien le importa si al morir cada beso,

florecen mariposas en mi huerto?

Solo tu! Así en mis sueños alimentas mis enjambres…

 

Luego me despierto en tu selva…

Fluyendo en el río navega mi cuerpo.

Empapado de hierbas y sales te escucho.

Bebo de ti, sos mi alimento, mi nutriente virgen,

mi antinomia.

Así satisfecho me recuesto a esperar los soles de tu pecho.

Y te observo.

Ilusionada has vuelto a mirarte en el espejo…

Tus orlas están sedientas.

Dibujas con parsimonia las líneas de tus ojos,

el delicado lienzo de tu piel…así tiernamente esperas.

¡Ya llegan golondrinas nuevas! Por fin ya llegan!

 

¡Enfréntate al espejo! ¡Libre y resuelta!

-con esos dones que, sus huellas dejaron en tu cuerpo.

Hasta la orquídea envidia tu grandeza, pues das vida

y aún persistes bella. ¡Enfréntate a la vida!

¡Anda!-a los estigmas- con la nobleza,

 que llevas orgullosa las estrellas:

 Madre, mujer, señora verdadera!

 

 

Quiero contarte que, anoche la luna llegó a tu puerta…

Gotitas de plata dejó en tu ventana.

Y en tu sabana nueva una orquídea blanca,

Respira tu aroma y ensaya una nana.

 

¡Hay noche de luna de plata en la almohada,

Dile que la espero!....luna enamorada!

Que la espero siempre luna nacarada!

 

Pero solo soy un poeta,

 una gota en el mar, una palabra.

Hablando del amor y de las rosas,

del tiempo que pasó y los que espero.

Poeta en el desierto de unos ojos que,

cual oasis de amor sangra miradas.

Poeta solo un poeta que,

ungido de pasión busca tu alma.

 

¿No me ves?

Búscame aquí cerquita,

estoy viendo el capullo de tu flor.

¿Acaso pasionaria inaudita o maliamol?

¿A que colibrí  sediento te abres con ternura?

Y es tu miel…-escucha! Derretida : Mi ilusión!

 

Anímate a más! Remonta el vuelo.

¡Anda! Abre esas alas encantadas y sonríe.

Desde el azul el río, es una cinta de seda que engalana la mirada.

Y tu paloma dorada avanzas…¡En mi corazón,

en mi mente avanzas!

 

Déjame arroparte, la noche lentamente llega…

Titilan las primeras estrellas en los árboles.

Nos espían hurgando entre las ramas.

En el jardín las mariposas callan…

En el horizonte las nubes escriben mis nostalgias…

ahora guardo una rosa colorada.

 

 

¿Que mas puedo pedir? ¿Acaso hay mas?

La luna vuela suspendida y

ella-esa mujer-me espera.

Corro, trafico sueños, vivo bohemias-

Esa mujer-igual me espera.

¿Que más puedo pedir?

Es todo lo que admiro-la fragancia,

la forma dormida que me mira…

sus manos y sus pies.

También admiro su sonrisa

y el peculiar murmullo de su voz.

Y en el devenir de los días…

Se agigantan las rosas púrpuras de su piel…

 

 

Pues esa mujer dormida en la penumbra-late.

Trae consigo primaveras, lavanda y miel.

Torrente a veces o laguna nueva que,

ante una leve brizna : explota! ¡Que mujer!

 






Comentarios hacia esta página:
Comentado por EL AUTOR, 15-07-2016, 01:50 (UTC):
Gracias a todos por comentar. Acabo de recuperar esta página y espero me sigan leyendo, comentando y consultando. Como todos necesito vender libros para seguir.

Comentado por nora, 21-04-2011, 02:18 (UTC):
he vuelto a esta poesía..
simplemente vuelvo a ella...
se ha vuelto un manía...
cada día más bella...

Comentado por martha, 27-02-2011, 12:01 (UTC):
hacía unos días que no entraba,no había encontrado nada nuevo.Realmente linda!!!felicitaciones!!!Me gustó mucho el libro. Cariños

Comentado por nora, 26-02-2011, 01:33 (UTC):
he vuelto a leerla...y siento el galopar de las luciérnagas.es tan rítmica!!!hermosa...

Comentado por nora, 11-02-2011, 01:13 (UTC):
hermosa poesía. erótica pero no grosera. muy larga para mi gusto, pero con tanto ritmo que hace que se mantenga viva hasta el final.



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

 
  Hoy habia 29712 visitantes (81991 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=